Noticias
Imagen recomendaciones-para-controlar-la-tension-arterial

La tensión arterial es la energía con la que nuestra sangre circula por las arterias. Nuestras arterias son todo un sistema de tuberías por el que circula la sangre transportando todos los minerales y nutrientes. Pero ¿Qué ocurre cuando la tensión arterial es muy alta? Si la tensión arterial es alta y hay mucha presión las arterias pueden sufrir daños y ocasionar complicaciones en nuestra salud a la larga. Por eso es muy importante saber controlar la tensión arterial alta y realizar periódicamente pruebas para cuidar nuestra salud. Recuerda que en la Clínica Dinán contamos con especialistas en medicina general que cuidarán de la salud de tus arterias.

¿Qué es la hipertensión y qué riesgos conlleva para nuestra salud?

La tensión alta, o hipertensión, es una enfermedad producida por una mala presión arterial. Se trata de una patología que puede derivar en un infarto de miocardio, un derrame cerebral o una insuficiencia cardiaca. Por todo ello es importante conocer cómo controlar la tensión alta. Si te han diagnosticado tensión alta es muy probable que debas someterte a un tratamiento farmacológico para controlarla, pero también hay una serie de pautas y rutinas que pueden ayudarte a mantener a raya la tensión.

Las causas de la tensión alta ¿Por qué tenemos hipertensión?

La tensión alta suele estar asociada al envejecimiento. La edad es uno de los principales factores que hacen que nuestra tensión suba. Esto ocurre porque las arterias van perdiendo elasticidad  y la sangre no fluye correctamente. Además de la edad hay otros factores que perjudican gravemente nuestra salud arterial. Hablamos de factores como:

  • Llevar una vida muy sedentaria. No hacer deporte o mantenerse activo es malo para nuestra salud arterial.
  • Fumar. El tabaco perjudica la salud arterial y cardiovascular.
  • El sobrepeso o la obesidad. Llevar un modo de vida saludable es la mejor herramienta de prevención.
  • Una mala alimentación, muy rica en sodio y grasas.

Los riesgos de la hipertensión

Tener la tensión alta es un grave problema de salud que debemos tomarnos muy enserio. Si la circulación de nuestra sangre no funciona correctamente podemos sufrir graves consecuencias. Los riesgos más graves de la hipertensión son el infarto de miocardio, un derrame cerebral o una insuficiencia cardiaca.

Los infartos de miocardio son una patología que afecta a las arterias coronarias obstruyéndolas. De tal forma que se corta el aporte sanguíneo y se produce un fallo en el corazón. El infarto de miocardio aparece por una insuficiencia sanguínea y los grandes factores de riesgo son la hipertensión, el colesterol alto, el tabaquismo, la obesidad o la vida sedentaria.

Consejos para reducir la tensión arterial

Si tenemos una enfermedad arterial lo más común es que debamos recibir un tratamiento farmacológico y realizar un seguimiento médico periódico. Recuerda que en la Clínica Dinan somos especialistas en el cuidado de la salud de tu corazón. Consúltanos si tienes cualquier duda o crees que puedes tener la tensión alta. Aunque la medicina es importante en el control de nuestra tensión existen una serie de pautas rutinarias que tambien nos ayudarán a controlar la hipertensión.


1. Realizar ejercicio físico para controlar la tensión

Realizar ejercicio físico

Mantenernos activos y huir de la vida sedentaria es bueno para nuestra salud en general y también para la salud de nuestras arterias. Practicar ejercicio físico de forma regular nos ayuda a reducir la tensión arterial. Es importante ser constantes en nuestro ejercicio y practicar al menos 150 minutos semanales, o 30 minutos al día. Caminar de forma enérgica es un buen ejercicio para nuestro corazón.

2. Llevar una dieta saludable y baja en sal

Una alimentación rica en frutas, verduras y cereales nos ayuda a controlar nuestro peso y a estar más sanos. No solo nos sentiremos mejor, si no que también estaremos más sanos por dentro. Es importante reducir la cantidad de grasas saturadas y controlar el consumo de sal. Una dieta para controlar la tensión siempre incluye un control de la cantidad de sodio que ingerimos. Lee bien la etiqueta de los alimentos procesados, porque la mayoría incluyen grandes cantidades de azúcar o sal. La cantidad ideal para un adulto es de 1500 mg al día, sin sobrepasar nunca los 2300 mg.

Consumo de frutas y verduras

Si estás acostumbrado a consumir grandes cantidades de sal desde la Clínica Dinan te aconsejamos que reduzcas su consumo poco a poco. Reducir el consumo de sal drásticamente puede llevarnos a cansarnos de nuestra alimentación y recaer en viejos hábitos.

3. Eliminar el tabaco y alcohol, Limitar la  cafeína

El alcohol y el tabaco son dos grandes enemigos de nuestra salud arterial. Cada cigarrillo reduce durante unos minutos nuestra tensión arterial alterando nuestro normal funcionamiento. Dejar de fumar reduce el riesgo de sufrir una enfermedad cardíaca. Lo mismo ocurre con el consumo de alcohol. Si bebemos alcohol de forma excesiva podemos aumentar drásticamente nuestra presión arterial poniendo en peligro nuestra salud.

Eliminar el tabaco y el alcohol

Por último recuerda que también debes vigilar el consumo de cafeína. La cafeína puede elevar la presión arterial en aquellas personas que la consumen con mucha frecuencia. Limita el consumo de café, té u otros excitantes y te sentirás mejor. Si tienes alguna duda sobre el cuidado de tu presión arterial consúltanos sin compromiso en la Clínica Dinan.

Compartir:
Imagen Clínicas Dinan
Clínicas Dinan

Clínica Dinan, centro de salud integral ubicado en Lugo Capital, creado en 1982 por un grupo de profesionales médicos con el fin de ofrecer una gran variedad de servicios para el cuidado de la salud.

13 de Diciembre 2019: EL FLUVIAL Y CLÍNICA DINÁN UNEN FUERZAS EN BENEFICIO DE LA SALUD     |     24 de Junio 2019: Retirada del complemento alimenticio BLUE SEDUCTION 2 CÁPSULAS (Ref. 2019/135)     |     26 de Abril 2019: Nueva norma de calidad del pan aprobada en el consejo de Ministros     |     06 de Marzo 2019: Definidas 73 pseudoterapias y otras 66 en estudio, entre ellas homeopatía, acupuntura y osteopatía